34 91 630 7586

Uso de Mascarillas

Desde cuando se usan y por qué usarlas

image

El uso de las mascarillas o barbijos se populariza en Asia comenzando en Japón a principio del siglo XX, en 1918 cuando la pandemia de gripe la española mató a millones de personas.

Más recientemente, cubrirse las caras para protegerse se ha convertido en una costumbre hace años debido a los altos índices de contaminación que sufre esta parte del planeta.

En Japón, además de la mala calidad del aire, la cultura de respeto del país provoca que cualquiera que tenga un simple resfriado se tape la cara para evitar contagiar al resto de la población.
Además de cultura, de no querer contagiar al prójimo, las mascarillas se usan cuando comienza la primavera, que acechan las alergias: las cuplables son unas partículas de polen que generan una reacción alérgica denominada kafunsho (花粉症), siendo los síntomas ojos irritados y estornudos continuos.
La alergia se une, también en época de primavera, a las corrientes del polvo amarillo, o polvo asiático, que afecta a gran parte de Asia Oriental. El polvo se origina en los desiertos de Mongolia, norte de China y Kazajistán, donde los vientos de alta velocidad y las intensas tormentas de arena levantan nubes densas de finas y secas partículas de polvo. Estas nubes son arrastradas por el viento hacia oriente, pasando por China, Japón, Corea del Norte y Corea del Sur, incluso llegando a veces a Rusia.
Estos vientos además de virus y bacterias, traen consigo azufre, restos de hollín, cenizas, pesticidas, hongos, monóxido de carbono,, y hasta metales pesados como mercurio y plomo. Para las personas que sufren problemas respiratorios es casi obligación su uso.
Por culpa del coronavirus, detectado en la ciudad china de Wuhan en diciembre 2019, la mascarillas se hace de una prenda habitaul, necesaria y obligatoria para la población.

Cuando debemos usar mascarillas

Aunque ningún tipo de mascarilla representa una barrera totalmente infranqueable para las infecciones, algunas ofrecen más protección que otras.
Las mascarillas quirúrgicas protegen al portador de virus aunque también son útiles para el que recibe las posibles salpicaduras de fluidos.

Las mascarillas más profesionales, con filtro de partículas, serán más eficaces contra las partículas que perjudican a nuestro cuerpo.
Las mascarillas de tela o algodón, no nos protegen tanto como las anteriores, no son infalible, pero es mejor que nada. Además, éstas las podremos llevar por encima de las anteriores, para ofrecer un mejor aspecto y evitar así la imagen de "hospitalización".
Por este motivo, las simples mascarillas quirúrgicas, con coloridos diseños y hasta con protuberantes filtros se han convertido en prenda habitual en ciudades de Asia debido a la contaminación del aire y brotes como el del reciente coronavirus.
Los japoneses son los que más tiempo llevan utilizando mascarillas de manera cotidiana y en China, Hong Kong, Filipinas, Indonesia, Tailandia, Corea del Sura. De qué nos protege la mascarillas:

Virus: enfermedadesdes contagiosas del resto de personas.
Alergias: Según datos de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), hasta un 30% de los jóvenes españoles padece alergia al polen siendo su incidencia cada vez mayor en niños más pequeños. Los síntomas son: Congestión nasal, estornudos, lagrimeo y enrojecimiento de los ojos, síntomas que nos imposibilitan el llevar una vida normal.
Contaminación: en el aire de las ciudades existen diminutas particulas de carbono impuro procedentes de motores de los vehiculos, calderasw e incineradoras. Las mascarillas nos filtran estas partículas y no llean a nuestro cuerpo.

Si está usted sano, solo necesita llevar mascarilla para protegerse del prógimo que está cercano a usted.
Lleve también mascarilla si tiene tos o estornudos, así protegerá a los de su alrededor.
Las mascarillas solo son eficaces si se combinan con el lavado frecuente de manos con una solución hidroalcohólica o con agua y jabón.
Si necesita llevar una mascarilla, aprenda a usarla y eliminarla correctamente.